Asistentes tecnológicos e inclusión

asistentes tecnológicos

Los asistentes tecnológicos auxilian a saldar las brechas de la exclusión.

Prótesis y asistentes tecnológicos

En la versión en línea de la Feria Global de Tecnología (IFA) de este año predominaron las prótesis y asistentes tecnológicos para el hogar y la oficina. O, en otras palabras, usar las manos para activar ciertos dispositivos ya es más prescindible aún.

La idea de prótesis tecnológicas conlleva la noción de reparar artificialmente la falta de un órgano o de colocar una pieza o aparato en algo o alguien para que funcione mejor. Desde una silla de ruedas hasta un asistente de voz en la casa o la oficina, estos dispositivos auxiliarían a la autonomía de las personas con discapacidad.

Todavía más: el cyborg, un hombre/mujer máquina, es una realidad que está evolucionando. Por ejemplo, Neill Harbisson, un británico que padece acromatopsia (enfermedad que impide distinguir la gama de colores, salvo el blanco, los negros y los grises) recurrió a una antena auditiva que le permite subsanar esto.

Dicha prótesis tiene un receptor externo que se orienta a donde Harbisson dirige la mirada. Gracias a un minúsculo chip, la antena traduce las frecuencias de luz y la composición de los colores del mundo real a frecuencias audibles. Neill ha dicho: “no estoy usando ni llevando tecnología, soy tecnología”.

Un caso más: Rob Spence, conocido como Eyeborg, porta un ojo electrónico que suple al que perdió cuando era niño. Este asistente tecnológico no le devolvió la visión, solo sigue el enfoque de su mirada y es capaz de grabar y enviar inalámbricamente a un receptor lo que su dueño desee.

asistentes tecnológicos

Tecnologías de la información

Por último, los asistentes o prótesis tecnológicas de la comunicación e información, al lograr un acceso rápido a las nuevas noticias del ámbito y tender un puente entre personas en esta condición, no solo auxilian a las personas con discapacidad, sino a quienes colaboran para que este sector salde la brecha de exclusión.

 

Juan Carlos Cruz │

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *