Messi y el síndrome de Asperger

messi

Circuló la mentira de que Lionel Messi tenía autismo o síndrome de Asperger.

Messi y las fake

Como si de una moda se tratara, ahora resulta que cualquier persona que sobresalga en algo tiene el síndrome de Asperger.

Una búsqueda simple de la clave “famosos con” en el motor Google nos arroja que Keanu Reeves, Bill Gates, Spielberg, Messi y otros más lo padecen. ¿Dónde están los diagnósticos especializados y rigurosos que avalen esto?

El lenguaje es de las cosas más elásticas e impredecibles: Asperger, gracias a las conjeturas de internet, ahora se usa igual como eufemismo para decir insociable e incapaz de actuar y pensar como el común de los mortales, y como elogio disimulado para llamar a alguien sobresaliente o, incluso, genio.

De esto, los especialistas ríen o se desconciertan, pero nunca toman en serio las aseveraciones que los mismos especuladores y divulgadores de mentiras inventan para mantenerse a expensas de otros en el trending topic.

Nos apresuramos a desmentir que Lionel Messi, aunque a veces parece abstraerse de su equipo para maquinar una jugada inesperada, tenga Asperger. Un cuadro de este síndrome, como lo han señalado los médicos pertinentes, afecta considerablemente a la Triada de Wing: comunicación → relaciones sociales → intereses restringidos.

El diagnóstico no se hace a la ligera; se requieren diversos estudios para determinar qué tan capaces se es de comprender intencionalmente la conducta de los demás, la empatía, así como de análisis de dificultades sensoriales.

rompecabezas

Gato por liebre

En suma, parece que es cierto lo que sostiene Gilles Lipovetsky: “la intención de estas noticias es divertir y dar placer, posibilitar una evasión fácil y accesible para todos sin necesidad de formación alguna, sin referentes culturales y eruditos concretos. Lo que inventan ciertas industrias del entretenimiento no es más que un producto para las masas”.

Que alguien sea reconcentrado, más inteligente de la media y un poco insociable, no es suficiente para diagnosticarlo con autismo. Por lo menos eso dicen los que en verdad lo padecen y los que se esfuerzan por comprenderlo y descontaminarlo de prejuicios.

 

Juan Carlos Cruz │

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *